La estafa de Chinchero

0

¿Cómo explicar los audios en que el hoy presidente Martín Vizcarra, Alfredo Thorne y Fernando Zavala presionaban al excontralor Édgar Alarcón para que no se opusiera a la adenda? ¿Actuaban por cuenta propia? ¿Obedecían órdenes?

La adenda al contrato de concesión del aeropuerto internacional de Chinchero es una estafa para el Estado peruano. El perjuicio económico directo de la adenda supera los US$ 40 millones. Pero, el daño indirecto podría llegar a más de US$ 300 millones.

Chinchero es una asociación público privada (APP). El propósito del contrato original era que un inversionista privado construyera el aeropuerto a su cuenta y riesgo a cambio del usufructo de la concesión durante 40 años. Todos deberían haber ganado. Ganaba el Estado porque solo se hacía cargo del 29 % del financiamiento del aeropuerto. Ganaba el concesionario porque tenía un negocio con demanda asegurada durante cuatro décadas.

El consorcio Kuntur Wasi (KW) ganó la licitación en abril de 2014 con una oferta de US$ 265 millones. Sus competidores ofertaron US$ 348 millones y US$ 411 millones. De acuerdo con el contrato, el Estado debía devolverle a KW su inversión de US$ 265 millones más intereses a partir del sexto año de la concesión, una vez que el aeropuerto estuviera terminado.

El contrato original tenía dos problemas: 1) No fijaba el plazo que tenía KW para presentar su propuesta financiera; 2) No especificaba la tasa de interés del financiamiento. Pero el Estado tenía la sartén por el mango, pues el contrato le daba entera potestad para rechazar un esquema financiero inconveniente.

Más aún, el acuerdo 1671-491-14 de Ositran (Organismo Supervisor de la Inversión en Infraestructura de Transporte de Uso Público) de enero de 2014 permitía inferir que la tasa de interés debería ser de alrededor de 9.5 %. Con certeza, KW conocía este acuerdo pues el mismo fue publicado en El Peruano y en Proinversión.

En julio de 2016, KW presentó una propuesta que implicaba que el Estado le pagara una tasa de interés superior al 22 %. Así, KW pretendía que se les pagara US$ 587 millones en intereses, además de los US$ 265 millones de inversión. La propuesta de KW era leonina e inaceptable.

El Estado peruano podría endeudarse a una tasa de interés cercana al 7 %. ¿Por qué entonces tendría que pagar más de 22 % de interés a un inversionista privado? En noviembre de 2016 y enero de 2017, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) rechazó la propuesta de KW, pues esta “generaría perjuicio económico” al Estado.

LA ADENDA

Pero, como por arte de magia, en febrero de 2017 se firmó la adenda según la cual KW ya no tendría que preocuparse de conseguir financiamiento, pues el Estado le iría pagando de acuerdo al avance del proyecto. La adenda es en extremo perjudicial al interés público por varias razones.

En primer lugar, porque con la adenda el aeropuerto le cuesta más al Estado que sin la adenda. Como el dinero tiene valor en el tiempo, sale más caro, en valor presente, pagarle al concesionario durante la construcción (adenda) que una vez terminado el aeropuerto (contrato original).

Según la Contraloría, el incremento en el costo del aeropuerto que acarreaba la adenda era mayor que US$ 40 millones en valor presente.

ADELANTO

En efecto, la adenda convertía al Estado en el banco de KW a cambio de nada. Más aún, en la adenda se estipulaba que KW recibiría un adelanto de US$ 40 millones que no estaba contemplado en el contrato original. A pesar de estos claros beneficios para KW, la adenda mantuvo el plazo de 40 años de la concesión.

La adenda trastocaba por completo los términos del contrato original y el espíritu de una APP. Con la adenda, más del 80 % del financiamiento del proyecto lo hubiera realizado el Estado. Además, a diferencia del contrato original, con la adenda KW recuperaba sus US$ 265 millones antes que el aeropuerto estuviera terminado.

Uno se preguntaría, entonces, ¿para qué se necesitaba concesionar el aeropuerto a KW si con la adenda gran parte de los riesgos financiero y constructivo recaían sobre el Estado?

Al darle a KW derechos y beneficios de los que no disfrutaba, la adenda ha colocado al Estado en una posición de desventaja de cara a cualquier disputa contractual. No es de extrañar, por ello, que KW haya acudido a un arbitraje internacional en junio de 2018 que podría ocasionarle al Estado una pérdida de más de US$ 265 millones.

La adenda fue un torpedo para la institucionalidad de Ositran. ¿Cómo así los directores Alfredo Dammert y César Balbuena le dieron luz verde a la adenda en contra de todos los informes técnicos de Ositran?

En un acto que la enaltece, Patricia Benavente renunció a presidir Ositran luego de la aprobación de la adenda. Muchos funcionarios públicos se preguntarán para qué hacer bien su trabajo, oponiéndose a adendas como la de Chinchero, si al final estas se aprobarán a pesar de ser lesivas al interés público.

La airada reacción ciudadana forzó al exgobierno de Pedro Pablo Kuczynski a dar marcha atrás con la adenda. Pero, ¿qué explica el súbito cambio en la posición del MTC sobre la propuesta de Kuntur Wasi entre enero y febrero de 2017?

La matemática financiera más elemental nos dice que la adenda era una estafa para el Estado. ¿Sabían quienes la firmaron lo que estaban haciendo? ¿Cómo explicar los audios en que el hoy presidente Martín Vizcarra, Alfredo Thorne y Fernando Zavala presionaban al excontralor Édgar Alarcón para que no se opusiera a la adenda? ¿Actuaban por cuenta propia? ¿Obedecían órdenes? ¿Quiénes se beneficiaron con la adenda además de Kuntur Wasi? ¿Sabremos alguna vez la verdad?

Cusco sigue esperando por un nuevo aeropuerto. Si suponemos que la falta de un aeropuerto adecuado significa que la región reciba 200,000 turistas menos por año, entonces el fiasco de Chinchero le cuesta al Cusco US$ 100 millones anuales en ingresos perdidos.

1 de noviembre de 2018

En esta fecha el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, acusó al también fiscal José Domingo Pérez de que “tiene un interés político coordinado con el gobierno. Su interés es tapar la investigación del caso Chinchero donde los peruanos perdimos millones de soles y hasta hoy no hay responsables”.

¿Es el lugar adecuado?

Nicholas Asheshov ha formulado serías críticas al proyecto en su artículo “Chinchero – Lost in the Clouds of Poor Engineering and Bad Finance”. Es el momento de re-pensar si la pampa de Chinchero es el mejor lugar para un aeropuerto internacional. Así, algo bueno saldrá de Chinchero, una de las peores negociaciones del Estado con un consorcio privado en la Historia de la República, señala Juan Mendoza.

Se lanzó una licitación para la primera etapa de la obra del aeropuerto de Chinchero, afirman en el Cusco, agregando que se dará la buena pro a una empresa privada el 9 de noviembre o a más tarde el 19 de este mes para el inicio de la remoción de tierras.

A media voz, casi sin querer queriendo, dicen en el Curso, citando a autoridades regionales, que hay un grupo extranjero que se haría cargo de dicha trabajo de ingeniería.

En la región se afirma que el tema se ha estado manejando con mucha reserva, sobre todo en el gobierno regional, cuyo titular Edwin Licona vino coordinando con el Ministerio de Transportes en la continuidad de la obra en forma muy reservada, añaden.

“Hubo observaciones, consultas (…) de los que están postulando y se ha reprogramado para el 9 de noviembre [la entrega de la buena pro]”, dijo Julio Latorre, gerente de desarrollo económico del Cusco.

Paralelamente, añadió Latorre, ya ha salido el proceso de selección de la empresa supervisora cuyo proceso empezó el 16 de agosto y, vaya sorpresa, ya se dio la buena pro el 17 de octubre.

“Ya tenemos la supervisora que verá estas primera etapa de movimiento de tierras donde todavía no hay alta ingeniería”, recalcó.

También Latorre insistió en que la buena pro del movimiento de tierras de todas formas tendrá lugar este 9 de noviembre.

“Estamos haciendo todo lo posible para que el cronograma se cumpla”, “ha sido el compromiso del gobierno central”, afirma el citado gerente.

Desde el Cusco la prensa regional informa sorprendida de todo el trabajo que sin mayor transparencia venían llevando el Ejecutivo, es decir el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, según Latorre, con la región.

En ese orden de ideas, es posible que el presidente Martín Vizcarra esté el 9 de noviembre para poner la primera piedra.

“Ojalá que tanta primera piedra no nos traiga mala suerte”, dijo una reportera de televisión local.

JOSÉ DOMINGO PÉREZ

Fiscal amplió investigación del caso por 120 días más

El fiscal José Domingo Pérez dispuso ampliar la investigación del caso Chinchero por 120 días, es decir hasta el 15 de febrero de 2019, según informó este sábado Perú21.

“En esta ampliación se seguirá con las diligencias de la toma de declaraciones de los testigos. Se necesita acopiar la mayor cantidad de información posible para pasar a los investigados”, señala.

Como se sabe, el 24 de febrero de 2017, el citado fiscal inició su investigación preliminar del caso Chinchero y desde entonces está en su fase preliminar.

Para el Ministerio Público, Chinchero es un caso complejo que involucraría delitos de corrupción y lavado de activos e involucra a 14 investigados, entre ellos el exministro Alfredo Thorne, el expremier Femando Zavala, Fiorella Molinelli, entre otros funcionarios de Ositran, Proinversión, Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y representantes del consorcio Kuntur Wasi.

Thorne retorna de EE.UU. por denuncia constitucional

El exministro de Economía Alfredo Thorne regresó al Perú procedente de Estados Unidos, después que se conociera que el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, formalizó una denuncia constitucional en su contra por el delito de cohecho activo genérico y tráfico de influencias agravado en el caso Chinchero.

La denuncia, presentada al presidente del Congreso, Daniel Salaverry, precisa que esta acusación se da en el marco de la investigación seguida contra el también exministro Bruno Giuffra Monteverde en el llamado caso “Mamani audios”.

De acuerdo con la acusación del Ministerio Público en el caso Chinchero, Thorne habría extorsionado en una supuesta negociación entre el levantamiento de las observaciones a la adenda que destrababa el proyecto en el Cusco y la entrega de S/ 13 millones que estaban destinados para la Contraloría, según un audio de una conversación con el excontralor Édgar Alarcón.

Por: Juan Mendoza/ Economista

Síguenos en Facebook

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v2.6&appId=181244662078276”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

The post La estafa de Chinchero appeared first on La Noticia Renovada.

Texto e imágenes de: La Noticia Renovada
@ La estafa de Chinchero

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Leave A Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.