CELIA, LA FEMINISTA QUE PARIÓ AL REVOLUCIONARIO

0

“Me estoy refiriendo a Celia de la Serna, madre de Ernesto Guevara de la Serna, a.k.a ‘Che Guevara’. Nacida en los albores del siglo XX, sería una mujer “diferente” al molde de la época. Cultivó un carácter firme, el cual le ayudaría a sortear las muchas batallas que le puso el azar. Nació en una clase acomodada, de la que el propio Ernesto escribió alguna vez: “Los antepasados […] eran miembros de la gran oligarquía vacuna argentina”.

Por: Eduardo Abusada Franco


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);
Hay cosas que se aprenden en la vida y otras que definitivamente se heredan. Personalmente, yo le doy más valor a las aprendidas. El talento, por ejemplo, muchas veces no se hereda. El aprendizaje, en cambio, es un esfuerzo constante, no gratuito, una forma de abrir el entendimiento a conceptos que te hacen entender el mundo y conducirte correctamente ante diferentes circunstancias de la vida. Una forma de aprender (y enseñar, claro está) es con el ejemplo. En tiempos en que el feminismo cobra mucho auge, me viene a la memoria una mujer que transmitió a su hijo (tal vez por vía de la herencia genética) la pasión ígnea con que se abrazan las causas imperecederas y le enseñó con el ejemplo a luchar, a tirarse a la aventura cuando el destino lo mandé. Porque no hay nada seguro en esta vida, salvo la estupidez humana.

Me estoy refiriendo a Celia de la Serna, madre de Ernesto Guevara de la Serna, a.k.a ‘Che Guevara’. Nacida en los albores del siglo XX, sería una mujer “diferente” al molde de la época. Cultivó un carácter firme, el cual le ayudaría a sortear las muchas batallas que le puso el azar. Nació en una clase acomodada, de la que el propio Ernesto escribió alguna vez: “Los antepasados […] eran miembros de la gran oligarquía vacuna argentina”.

En tal corte familiar, Celia se nutrió de pequeña de las ideas de un catolicismo conservador, llegando casi a convertirse en monja, pero su natural rebeldía e independencia le harían cuestionarse muchas cosas hasta tomar decisiones audaces, cultivando así un feminismo firme y practicante. Haría suya la égida de República Española durante la Guerra Civil ibérica rechazando a los fascistas. Y hay que tener en cuenta que los republicanos eran claramente anticlericales. Sus propias formas personales arrojan los signos claros de una personalidad decidida, de una mujer que hace valer sus derechos. El escritor Paco Ignacio Taibo II, en su monumental biografía sobre Ernesto Guevara, cita un párrafo de una sobrina de Celia sobre su tía: “Fue la primera mujer (según mi mamá) que se cortó [el pelo]a lo garçón, es decir que se cortó el pelo cortitico por la nuca, fumaba  y cruzaba las piernas en público, que ya era el colmo de la avanzada feminista en Buenos Aires”. El mismo autor agrega por boca de William Gálvez: “Y es de las pocas y primeras que se atreve a manejar un auto”.

¿Fue determinante Celia en el rumbo que tomaría luego el futuro revolucionario? Es difícil saberlo. Pero sí podemos decir que le enseñó el amor por la lectura, las humanidades, el desprecio por la clase explotadora, le enseñó a pelear hasta el último suspiro y alzar la voz por los más débiles. También, de alguna manera, le transmitió desde el pecho esa invencible pulsión por la aventura.

Texto e imágenes de: Plaza Tomada
@ CELIA, LA FEMINISTA QUE PARIÓ AL REVOLUCIONARIO

Comentarios

comentarios

Leave A Reply