Todo lo que pasó en el Censo 2017 desde la experiencia de una de las voluntarias

0
Imagen: Censos Nacionales 2017

Imagen: Censos Nacionales 2017

Escribe: Dane Gámez

#Censo2017

Luego de estar trabajando en el censo de 7 a.m. a 7 p.m. me dispongo sacar todo lo que llevo dentro:

Ayer (sábado) fue el reconocimiento de zona de todos los voluntarios. Aparentemente esto jamás se le avisó a la gente. Los voluntarios tenían que pegar stickers que nos servirían de guía en algunas puertas, incluyendo los departamentos. Obviamente, en muchos casos, los edificios no dejaron entrar a los voluntarios, complicando el proceso del censo. Culpa de la falta de comunicación, no de la gente.

Empezamos a censar a las 8:30 de la mañana sin fotocheck. El INEI se quedó sin material y nuestra única identificación era el polo. Recién nos entregaron nuestro fotocheck al mediodía.

*****

Ya terminó el censo y yo sigo sin aparecer como empadronadora en la página del INEI. Tuve suerte de que ninguna casa me pidiera identificación. Pero que hasta las webs que nos lancen a la calle con el riesgo de que la gente, con todo derecho, no nos quiera atender si no estamos identificados.

JAMÁS nos dieron refrigerio. Nuestra jefa de zona nos regaló caramelitos de limón que por su cuenta ella había comprado, pero el refrigerio del INEI jamás llegó. Felizmente muchos habíamos llevado nuestra loncherita, pero los que se confiaron en que iban a dar refrigerio, ahora deben estar con úlceras.

A todos los voluntarios nos iban a dar 50 soles para viáticos. Yo me fui de mi base a las 7 p.m. y la persona que tenía que entregar la plata nunca llegó. Finalmente, mi motivación para inscribirme no eran los 50 soles, así que me fui a mi casa nomás. Pero sí hay gente que contaba con esos 50 soles que se ha quedado esperando a que le paguen.

Miraflores fue uno de los distritos en los que no hubo suficientes voluntarios y personas de otros distritos, algunos muy alejados, tuvieron que venir a censar aquí. Como hoy día no iba a haber transporte, esas personas tuvieron que dormir anoche EN EL PISO de un colegio que prestó su local. Así que si veo a un miraflorino quejándose, que me pase su dirección para censarlo y de paso meterle un quechi.

Un saludo especial para la gente que se puso necia con que querían que su cédula la llenen con lapicero. Les cuento que, al final, cuando regresaron a la base, los voluntarios tuvieron que transcribir toda la cédula en una nueva, a lápiz porque la máquina no lee lapicero. Así que hicieron perder el tiempo del voluntario y mataron un árbol.

La perlita: los voluntarios nos quedamos sin ser censados porque ya no había cédulas.

He sido muy afortunada porque en todas las casas que censé, me atendió gente recontra bacán, me regalaron galletitas, gaseosa, chocolatitos, plátano jejeje. Por eso lado, todo muy lindo.

¿Me arrepiento de haberme inscrito como voluntaria? No.
¿Me volvería a inscribir para el próximo censo? N I C A G A N D O.

Texto e imágenes de: Utero
@ Todo lo que pasó en el Censo 2017 desde la experiencia de una de las voluntarias

Comentarios

comentarios

Leave A Reply