Esta empresa te demuestra que “la basura” no es basura (y que hasta puedes hacer dinero)

0

Imagen: Si algo te ha enseñado tu vecino reciclador es que las botellas y los papeles que tirabas a la basura podían generar plata. Lo que pocos saben (a menos que hayas vivido en un barrio con vecinos que criaban cerdos) es que los restos de la comida también pueden reutilizarse. Eso lo supo Pipo Reiser y 3 sus amigos cuando visitaron un restaurante.

Pipo y sus tres amigos se encontraban en una de sus cotidianos almuerzos, pero esta vez observaron pacientemente a los meseros. Vieron cómo ellos regresaban a la cocina cargando los platos con sobras de comida, algunos de ellos casi llenos. “¿A dónde tiran toda esa comida, quién se la lleva?”, se preguntaron. La respuesta es el mismo lugar en el que tu ex botó los peluches que le regalaste: a la basura.

Imagen:

Si lo miras por el lado bueno, esto es plata. Imagen: Sinba

“Nos dimos cuenta de que había una gran oportunidad en ofrecer una solución que permita la recuperación de estos residuos”, cuenta Pipo. Hace ya casi un año, en noviembre del 2016, su idea emprendedora se transformó en una empresa con nombre del hijo del Rey León: Sinba, que en realidad es el acrónimo de “Sin basura”.

Hoy, la pequeña empresa sostenible se especializa en recolectar los restos de comida de dos restaurantes y un mercado de comida con la finalidad de transformarlos en alimento para cerdos. Todo lo que dejan los comensales no es poco, cuenta Pipo:

“Del total de la basura de un restaurante”, el 85% son restos orgánicos (sobras de comida), entre el 5% a 10% son productos reciclables (papeles, botellas, cartones) y lo sobrante es basura”.

Imagen: Sinba

Imagen: Sinba

 

La chamba que ejecuta Sinba se resume en 4 pasos:

  1. Sinba contacta a sus aliados (por ahora, dos restaurantes y un mercado de comida) para asesorarlos sobre el tratamiento de los restos orgánico, reciclabes e inservibles.
  2. La empresa recoge la basura para separar lo orgánico y lo reciclable de la basura. Esto lo realiza una asociación recicladora aliada de Sinba.
  3. Los recicladores entregan las sobras orgánicas a la biofábrica de Sinba, donde a través de un proceso biotecnológico se transforma en alimento para cerdos. Los recicladores se quedan con los restos reciclables.
  4. Finalmente, Sinba vende el alimento para chanchos a las granjas porcinas con las que trabaja. Al mismo tiempo las asesora en temas de alimentación para sus animales.

El objetivo principal de Sinba es crear un círculo de reciclaje: busca que en algún momento se pueda certificar a las granjas que compran su alimento para que puedan vender su carne a los restaurantes con los que trabajan. Obviamente que estos restaurantes también tendrían su certificado para que puedas comer tu chicharrón sin temor de adquirir triquina.

Los fundadores de Sinba. Imagen: Sinba

Los fundadores de Sinba. Imagen: Sinba

El proyecto ya está saliendo de su etapa de prueba y demuestra que la basura que muchos restaurantes botan sirven más que vaaarios proyectos del Congreso. Eso lo saben quienes le otorgaron el premio Kunán (un galardón por consolidar el ecosistema con emprendimientos sociales) en julio de este año.

Imágenes originales: Sinba / Composición: Útero.Pe

Imágenes originales: Sinba / Composición: Útero.Pe

La sostenibilidad de esta empresa también será reconocida por Nexo +1, un evento que, desde hace tres años, premia los proyectos de las empresas que no se desentienden del cuidado del medio ambiente y que lo tienen en cuenta en sus principales objetivos. Este año, Nexos+1 le otorgará a Sinba el premio a la innovación sostenible. Y, aunque suene feo, todo gracias a la “basura”.

Lamula.pe, Poder y Utero.pe, son media partners de Nexos + 1

Texto e imágenes de: Utero
@ Esta empresa te demuestra que “la basura” no es basura (y que hasta puedes hacer dinero)

Comentarios

comentarios

Leave A Reply