Así es como Keiko y Castañeda utilizan su poder para vengarse de la prensa molesta

0

¿Qué tienen en común el alcalde de Lima y la bancada fujimorista del Congreso? Aparte de sus bajos resultados en las encuestas, ambas fuerzas políticas han utilizado su mayoría para cambiarle el nombre a un jirón de Cercado de Lima y a una sala de conferencias del Congreso, respectivamente.

Si no puedes desaparecerlos, al menos jódelos simbólicamente. Imagen: Útero.Pe

Si no puedes desaparecerlos, al menos jódelos simbólicamente.
Imagen: Útero.Pe

¿Qué tienen en común ese jirón y esa sala de conferencias? Ambos llevaban el nombre de los fundadores de los medios de comunicación menos queridos por ellos. Sí, estamos hablando de El Comercio y La República.

1. Castañeda vs los Miró Quesada

El miércoles 23 de agosto se hizo oficial el cambio de nombre del jirón Antonio Miró Quesada, ubicado en el Cercado de Lima. ¿Qué nombre pasó a tener el jirón? Desde entonces quedó bautizado como el jirón Santa Rosa. La excusa, claro está, fue la conmemoración por los 400 años del fallecimiento de Santa Rosa de Lima.

“El cambio de nomenclatura fue aprobada en sesión del Concejo de la Municipalidad de Lima. Los regidores del partido Solidaridad Nacional votaron a favor de cambiar el nombre del jirón Antonio Miró Quesada por el de jirón Santa Rosa”. 

Uno de los pocos regidores que manifestó su malestar ante la medida fue Augusto Rey. Y claro, cambiarle de nombre a un jirón y ponerle el mismo nombre que una avenida (sí, la avenida Santa Rosa ya existe en Cercado de Lima) definitivamente generará confusión a la ciudadanía.

Ay, Augusto Rey es un caviarazo que todo le critica a nuestro héroe Lucho Castañeda

Ya. Está bien. Entonces revisemos lo que dice Oliver Stark, columnista invitado de Político.pe (el portal de Ricardo  Vásquez Kunze).

“El fin de semana pasado la Municipalidad de Lima decidió aplicar su sentido de urgencia máxima y heroicamente aprobó cambiar de nombre del céntrico jirón Antonio Miró Quesada por el de Santa Rosa. Porque, claro, es indudable que los diez millones de habitantes de Lima habían estado esperando una noticia como esta en medio de la huelga de maestros, de personal de salud, frente al caos vehicular y la inacabable fila de problemas de nuestra tres veces coronada villa y ciudad jardín”.

Ilustración de Político.pe

Ilustración de Político.pe

¿Por qué cambiarle el nombre a un jirón cuando tienes otras 300 emergencias esperando en fila? ¿Por qué hacerlo cuando nadie lo solicitó? ¿Por qué elegir exclusivamente el jirón que comparte el mismo apellido que la misma familia de El Comercio? Recuerda que la medida ha sido criticada tanto por izquierda como por derecha.

Tal vez -ojo, tal vez, eh- sea una pequeña manera de ajustar las cuentas del acalde Castañeda con El Comercio, el medio que le a dedicado editoriales durísimas y bien merecidas. Basta leer Las grietas de Castañeda, ¡Soy inocente!, La condición de Castañeda y, por supuesto, No culpen a la lluvia, para saber de lo que hablamos.

¿No podría ser una coincidencia?

Recuerda lo que dijo Roosevelt: “en política, nada ocurre por casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera”.

2. Keiko vs La República

A Fuerza Popular no le agrada mucho el trabajo de El Comercio ni mucho menos el de La República. Basta revisar por un momento la cuenta de Twitter del secretario general de Fuerza Popular, José Chlimper, para darse cuenta.

Aquí una pequeña prueba. Fuente: Captura web Twitter

Aquí una pequeña prueba. Fuente: Captura web Twitter

¿Qué hicieron El Comercio y La República para ganarse los adjetivos calificativos de uno de los miembros más importantes del fujimorismo? Informaron sobre la denuncia por extorsión de la actual congresista fujimorista Alejandra Aramayo. Nada más que eso.

Hoy, al igual que el abrupto cambio realizado por la Municipalidad de Lima, Fuerza Popular ha decidido cambiarle el histórico nombre a la Sala Gustavo Mohme (fundador del diario La República) por Sala “Héroes defensores de la democracia”. Este cambio, por supuesto, fue producto de la pacificación, perdón, producto de la inmensa mayoría parlamentaria naranja del Congreso.

//platform.twitter.com/widgets.js

La República brinda más información sobre el origen del nombre

“La referida sala del Parlamento adoptó el nombre de Gustavo Mohme en reconocimiento a su liderazgo como gestor del histórico Acuerdo de Gobernabilidad, suscrito por 14 agrupaciones y partidos políticos en 1999. Aquel documento sirvió para fortalecer las libertades ciudadanas y conservar la institucionalidad democrática frente a la dictadura fujimorista”.

Es decir, la sala llevaba el nombre de Mohme en reconocimiento por su participación contra el gobierno autoritario fujimorista. Fue un reconocimiento a su labor a favor de la libertad de prensa. Las quejas no se han hecho esperar.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

¿Es coincidencia que el fujimorismo decida cambiar, de un momento a otro y usando su mayoría parlamentaria, el nombre de una sala que fuera elegido en reconocimiento de su lucha contra el gobierno autoritario de Alberto Fujimori? ¿Es coincidencia que el alcalde Castañeda haya hecho lo mismo con el apellido de la familia dueña de El Comercio? Sabemos la respuesta a estas preguntas. Sabemos que tú también.

Para cerrar, compartimos una reflexión de Gerardo Caballero.

“Primero Luis Castañeda le cambió el nombre al Jirón Miró Quesada. Ahora los fujimoristas le cambian el nombre a la Sala Mohme del Congreso. ¿Qué tiene la derecha radical? ¿Quieren fregar así a la prensa que los critica? ¿Creen ningunearla? Pero ya me los imagino: Si tuviéramos la Sala Wolfenson y existiera en Lima el Jirón Crousillat, seguramente estarían contentos”.

Texto e imágenes de: Utero
@ Así es como Keiko y Castañeda utilizan su poder para vengarse de la prensa molesta

Comentarios

comentarios

Leave A Reply