Trump eliminó DACA: el programa que evitaba que 800 mil jóvenes migrantes sean deportados

0

Donald Trump ha puesto fin al programa que permite permanecer legalmente en Estados Unidos a los llamados dreamers (soñadores), los inmigrantes sin papeles que llegaron al país siendo menores.

Consciente del impacto político que las deportaciones causarían en sus propias filas, el presidente concedió una prórroga de seis meses mientras el Congreso halla una salida a los 800.000 afectados.

Un recurso de compleja andadura, pero que incluso si llega a buen puerto difícilmente borrará una de las decisiones más oscuras de su mandato. “¡Que nadie se equivoque, vamos a poner el interés de los ciudadanos estadounidenses primero!”, tuiteó Trump.

Los dreamers, un colectivo con casi 80% de origen mexicano, encarna el sueño de multiculturalidad e integración que desde su nacimiento ha representado América. Son 800.000 jóvenes registrados (y otros tantos que podrían estarlo en el futuro) a los que el propio presidente declaró su “amor” y prometió que no tenían de qué preocuparse, pero que ahora han quedado en la cuerda floja a la espera de que un Congreso en guerra permanente decida su suerte.

Aunque sus defensores alegan motivos jurídicos, la cancelación del programa DACA, anunciada por el fiscal general, Jeff Sessions, como “una desconexión ordenada”, tiene una clara raíz política.

Trump se siente cómodo fustigando al indocumentado. Con 11 millones de inmigrantes sin papeles, el republicano logra sus mayores aplausos en este terreno. Ahí se reconcilia con su base más radical y aparece como el político que cumple sus promesas.

El hombre dispuesto a perdonar al exsheriff Joe Arpaio, a guardar la equidistancia ante los neonazis de Charlottesville, a limpiar el país de indocumentados, sin importar que sean niños, estén integrados o sean socialmente productivos. “Somos una nación de leyes. No vamos a incentivar la inmigración ilegal”, ha zanjado.

Pero el ataque a los dreamers no está movido sólo por el credo ultranacionalista. Perdida la batalla por liquidar la red sanitaria de Barack Obama e incapaz aún de sacar adelante su esperada reforma tributaria, Trump encuentra en la quema del legado de su antecesor el humo que necesita para ocultar sus fracasos.

Ataca, rompe y avanza. Esta demolición perpetua, sin embargo, se ha topado en el caso de los dreamers con un límite: las encuestas muestran que en la zona templada de su electorado la medida es vista con horror. Así, el 78% de los votantes registrados, según un sondeo de Politico, es favorable a la regularización de los dreamers.

Fuente: El País

Texto e imágenes de: Impacto
@ Trump eliminó DACA: el programa que evitaba que 800 mil jóvenes migrantes sean deportados

Comentarios

comentarios

Leave A Reply