Esta es la investigación por las coimas en el Gasoducto del Sur que no deja dormir a Alan García

0

Todos los días en la televisión, en la prensa escrita, radial o digital, recibimos noticias del caso Lava Jato. Los nombres más frecuentes son los de los expresidentes Ollanta Humala y Alejandro Toledo, el gobernador regional del Callao, Félix Moreno, y en la prensa digital el de Keiko Fujimori por los apuntes de Marcelo Odebrecht.

Sin embargo, lo que no es frecuente es ver el nombre del exmandatario Alan García cuando hablamos de este escándalo de corrupción tan latinoamericano como el charango. Pero el domingo que pasó, Cuarto Poder emitió un reportaje sobre un caso no tan llamativo para los medios tradicionales:

1. Las coimas en el Gasoducto del Sur

De cómo es la mía al "conmigo no es". Imagen: Útero.Pe

Del “cómo es la mía” al “conmigo no es”.
Imagen: Útero.Pe

A pesar de estar en investigación en el Ministerio Público, la denuncia por coimas en esta obra sigue pasando desapercibida. Durante el segundo gobierno de Alan García, una empresa nuevecita llamada Kuntur Transportadora de Gas (Kuntur TG) ganó una licitación millonaria para la construcción y operación del Gasoducto del Sur.

Lo curioso es que semanas antes de hacerse con la licitación, Odebrecht había llegado a acuerdos con esta empresa para ser los que construirían la obra. Más pronto que tarde se convertiría en dueña de Kuntur. A pesar de la gravedad del asunto, este caso es uno de los que está demorando más en la Fiscalía. Para comprenderlo en toooda su magnitud, iremos paso a pasito suave suavecito okno ya pasó de moda.

2. El cóndor que no debió pasar

Kuntur en español significa cóndor, pero ese no fue el nombre inicial de la empresa. Nació en junio del 2007 como Corporación Montería SAC, con un capital de apenas 400 soles y conformada inicialmente por dos abogados practicantes del Estudio Muñiz.

Tres meses después, en setiembre del 2007, tuvo un incremento de capital de dos millones 200 mil soles, además cambió su accionariado, una práctica usual en toda empresa. Ahora el dueño era Conduit Capital Partners, un fondo de inversiones gringo.

Hasta ahí todo parece normal. Sin embargo, el año siguiente…

En marzo del 2008, apenas con meses de vida y ya con el nombre de Kuntur TG, propuso una iniciativa al gobierno peruano para llevar gas de Camisea a todo el sur del país. La propuesta era millonaria y ellos asumirían todo el riesgo. Se trataba de 1,350 millones de dólares de inversión.

La gestión aprista inició entonces un proceso de licitación para ese proyecto, Kuntur, la novata y bienintencionada empresa, resultó vencedora. Esto sucedió en setiembre del 2008 y el seis de octubre de ese mismo año ya se estaba firmando el contrato de concesión. Así de rápido.

Sin embargo, lo que nadie sabía en ese momento era que exactamente un mes antes de ganar, Kuntur TG había firmado unos acuerdos con la coimeraza Odebrecht. 

¿Para qué?

Pues para que participe como constructor exclusivo del Gasoducto del Sur. Por el lado de Kuntur firmó Samuel Gómez y por el lado de Odebrecht estaban Raymundo Trindade Serra y Edson Nogueira. 

Aguanta, Raymundo me suena…

Sí. Se trata del mismo ejecutivo que está siendo investigado por las coimazas en la Costa Verde del Callao, denuncia que involucra al gobernador de esa región, quien está siendo investigado pero que fue increíblemente excarcelado y devuelto a su puesto como autoridad.

Raymundo Trinidade Serra también iba a Palacio durante el segundo gobierno aprista. Imagen: Cuarto Poder

Raymundo Trinidade Serra también iba a Palacio durante el segundo gobierno aprista.
Imagen: Cuarto Poder

Ahora, sigamos.

Cuando Kuntur TG ganó la licitación, en realidad era Odebrecht la que, sin siquiera haber participado, se hizo con una obra de miles de millones de dólares.

Y esta afirmación nos lleva a la siguiente explicación:

3. La clásica jugada de la capitalización de la deuda

Una vez que Kuntur TG ya había sido elegida para transportar el gas de Camisea a tooodo el sur, entre enero del 2009 y marzo del 2011, su capital pasó de 2 millones a 66 millones de soles para cubrir los gastos de inversión preliminares. El dinero se lo había prestado cha cha cha channnn: Odebrecht.

En ese lapso, Conduit Capital Partners, el fondo de inversiones gringo que hasta ese momento era dueño de Kuntur TG, se retiró argumentando que no había mercado suficiente y que tenía miedo de perder. Además admitió que tenía problemas financieros.

Cuando Conduit decide retirarse de Kuntur le debía a Odebrecht unos 34 millones de dólares. Y adivinen qué hizo la brasileña.

C a p i t a l i z ó  l a  d e u d a

¿Qué significa eso? Pues, en palabras recontra simples, se adueñó de Kuntur TG. Esto sucedió en el 2012.

Hasta aquí tenemos:

  • ¿Cómo es que el Estado peruano le otorga la buena pro a una empresa con meses de vida que no puede ni siquiera pagar 34 millones de dólares pero que se metió en una inversión, solita y con todos los riesgos, de 1,350 millones de dólares?
  • Odebrecht ganó una licitación sin siquiera participar en esta.

Sin embargo, este proyecto no fue ejecutado. Cuando llegó Ollanta Humala a Palacio, Odebrecht dijo lo que tú le dices a tus amigos todos los fines de semana a la medianoche:

4. Vamos por más

En el gobierno de Humala hubo otra licitación para un proyecto parecido al que propuso Kuntur pero costaba más. Se trataba de llevar gas al sur del país pero a un precio de 7,300 millones de dólares, casi seis veces más de lo que en el 2008 se había ensayado.

Sin embargo, en ese año, Odebrecht participó con nombre propio en consorcio con la española Enagás y la peruana Graña y MonteroTras el escandaloso destape del caso Lava Jato, el consorcio Gasoducto del Sur del Perú, conformado por estas tres empresas, no ejecutó el proyecto. Ahora nuevamente el Ministerio de Energía y Minas tendrá que convocar otra licitación.

Sin embargo, que no se haya ejecutado no quita lo planeado. Así que vamos al siguiente punto.

5. Los personajes

Los acusados por este caso que va muy lento en la Fiscalía son:

  • Edgar Ramírez Cadenillas, presidente del Comité de Proinversión que otorgó la buena pro del proyecto en el 2014. Ramírez fue asesor de Kuntur en el 2008. Está siendo procesado por negociación incompatible y colusión agravada. La pena que enfrenta puede ser de hasta siete años de prisión.
  • Claudia Teresa Ocama, gerente y representante legal de Odebrecht. La hipótesis es que ella acordó con Ramírez para ganar la licitación.

Ambos son funcionarios de rango medio, es curioso que solo se tenga dos acusados en una licitación que tuvo miles de millones de dólares en juego.

  • Alan García figura en este caso solo como testigo, pues en su defensa asegura que durante su gobierno se le dio la licitación “a una empresa privada a su cuenta y riesgo”. Aunque no menciona que dicha empresa ya tenía tratos con Odebrecht cuando su gobierno le dio la concesión.
  • Ollanta Humala también figura únicamente como testigo, a pesar de que Marcelo Odebrecht afirmó que se le otorgó 3 millones de dólares para su campaña electoral. Aunque la Fiscalía sospecha que sí hubo injerencia para que le sea otorgada la buena pro.
  • Mauricio Cruz, actual representante de Odebrecht en el Perú fue responsable de proyectos y proyectos de Conduit en el 2009.

El caso Gasoducto es uno de los más complejos pero es necesario que todos lo conozcan para que nada de lo que haya hecho (y deshecho) Odebrecht y sus aliados en distintos gobiernos, quede impune.

Texto e imágenes de: Utero
@ Esta es la investigación por las coimas en el Gasoducto del Sur que no deja dormir a Alan García

Comentarios

comentarios

Leave A Reply