GOYO: NUESTRA POSICIÓN SOBRE LA HUELGA DEL MAGISTERIO PERUANO

0

La huelga del magisterio peruano expresa el rechazo a la Reforma Educativa Neoliberal. Ha demostrado el total fracaso de la reforma impuestas por los organismos financieros internacionales (FMI, BM y OCDE) desde la dictadura neoliberal fujimontesinista  y continuada por todos los gobiernos neoliberales desde el 2000 hasta la fecha. Si bien aún no ingresa en el ámbito pedagógico y  curricular, sí ha puesto en evidencia que las  políticas neoliberales de precarización y flexibilización laboral, de meritocracia, de contención salarial, de evaluaciones y de mayor productividad, vía la persecución y control, han fracasado. De esta manera, la lucha magisterial pone en tela de juicio todas las reformas educativas impuestas en el marco de la consolidación del Estado neoliberal y su marco legal: la Constitución Política Neoliberal de 1993.

El movimiento huelguístico, que se inició en el Cuzco y que se extiende a todo el país, ha puesto en evidencia:

1.- Que el capitalismo neoliberal primario exportador no se propone superar la pobreza y dar solución a los problemas sociales. Su interés es organizar el Estado y la sociedad para garantizar los negocios de las empresas privadas transnacionales y sus aliados peruanos. En el sector educación, la reforma educativa neoliberal ha fracasado. No resuelve la crisis educativa, por el contrario lo profundiza. La política de la reforma está concentrada en la parte curricular en formar a los hijos del pueblo en correspondencia a las necesidades del capitalismo neoliberal. En cuanto al profesor se desarrolla políticas de: flexibilización y precarización laboral, contención salarial, competitividad y meritocracia, contratos a plazo determinado, evaluaciones y control persecutorio. La finalidad es incrementar la productividad mediante el tiempo no remunerado del profesor y la capacitación a cargo de sus magros ingresos.  Además, desde los grupos de poder y  el Gobierno buscan que las reformas al 2021, por orden de la OCDE, sean irreversibles.

2.- La reforma educativa neoliberal no sólo no ha podido resolver las condiciones precarias de vida y salud de los maestros, sino también ha inducido a una mayor precarización de las condiciones (infraestructura y mobiliario escolar) donde desarrollan su labor pedagógica los maestros. Otro aspecto de los efectos de estas reformas es la flexibilidad laboral expresada en el eterno sistema de contratación docente y la pérdida gradual de la estabilidad laboral como lo estipulan las últimas leyes de carrera pública magisterial (2007-2012, 2012-2017). Estas dimensiones de las políticas docentes se explican por el abandono de la escuela pública al mantener un presupuesto educativo por debajo de la media latinoamericana de 6 % del PBI, con la cual se hace el ahorro de la caja fiscal. Todos estos aspectos tienen por objetivo transferir la responsabilidad de los costos educativos a los padres de familia, para que asuman que la única alternativa, que es la escuela privada. Además, para pagar puntualmente la deuda externa.

3.- El movimiento magisterial y su lucha ha puesto sobre la mesa la existencia del sindicalismo de mercado. Donde las dirigencias se ofertan y compiten por ofrecer como cualquier mercancía el derecho a la huelga, conducción experta y flexible y negociación en mesas de diálogo y trato directo. Son dirigencias de carácter pro patronal y de esquiroles que son aliados estratégicos de las reformas educativas neoliberaesl. Como aliados estratégicos, esta dirigencia y la patronal, se defienden mutuamente. Organizan la lucha magisterial a través de huelgas (y paros) concertadas, que buscan crear válvulas de escape para ir eliminando los reclamos de los profesores a través de “luchas”, que logran obtener “reivindicaciones” que coadyuven al éxito de la reforma. Este tipo de dirigentes sindicales sin legitimidad magisterial y que actúan a espalda de ellas no tiene nada que ver con el sindicalismo clasista. Es por eso que estas luchas magisteriales ponen en agenda la necesidad de refundar el sindicalismo clasista y recuperar los grandes centrales sindicales, cancelando las corrientes pro patronales y oportunistas.

4.- La huelga de los maestros ha derrotado las políticas de competitividad y meritocracia; las cuales, según los neoliberales, permitiría acceder a mejoras salariales continuas e ininterrumpidas, a condición de que estén capacitados y obtengan los más altos grados académicos. Han pasado más de 10 años y los hechos indican el absoluto fracaso de ello; que el camino individualista no sirve para reivindicar a los maestros. La huelga es la mejor demostración que el derecho a un sueldo justo, en correspondencia a la alta responsabilidad, sólo se puede establecer desde lo colectivo, como base sólida de la carrera magisterial. La competitividad y la meritocracia ha creado un mercado de capacitación continua; es decir, un vil negocio de los mercaderes de la educación, donde los dineros públicos se destinan a universidades de dudosa calidad, instituciones de reciente creación, ONGs que viven de las asesorías y consultorías, etc.; y los dineros de los profesores se ven obligados a recurrir a cuanta institución de los mercaderes de la educación para obtener un título para competir y tener los méritos que les permitas ascender. Toda esta política no ha logrado ni mejorar el salario ni dignificar al magisterio.

5.- La huelga de los maestros ha puesto al descubierto el carácter reaccionario del gobierno de PPK y de toda la clase política dominante. Que para aplastar la lucha justa de los maestros no ha dudado en poner en práctica la política de la división del Sindicato, utilizando a sus aliados estratégicos del sindicalismo de mercado. Junto a los representantes del continuismo neoliberal y la prensa reaccionaria han impulsado la campaña de ‘senderización’ de la lucha magisterial con el propósito de criminalizarla y poder reprimirla con mayor facilidad. La voz de los maestros del Cusco de establecer la consigna de: “ni Patria Roja… ni Sendero Luminoso-Movadef… la educación y el magisterio están primero”. Este clamor sentó las bases para deslindar con ambas organizaciones desde adentro y la opinión pública vio que la maniobra de “senderizar” busca evitar solucionar las reivindicaciones de los profesores. Más aún cuando el capitalismo neoliberal está involucrado en escandalosos hechos de corrupción, que no tienen la fuerza para poder criticar y oponerse al magisterio en lucha alzada en rebeldía.  Es importante anotar la superconvivencia del gobierno de PPK y el Fujimontesinismo, que ven a los profesores como sus enemigos. Aquí que prueba que no hay oposición. Porque si esta existe, con la mayoría que tienen en el Congreso, la huelga ya habría sido solucionada inmediatamente.

Por lo tanto, en estos logros se manifiestan también de tendencias que se están generando y hay que tomarlas en cuenta. Una de las tendencias en el magisterio es continuar en la lucha por recuperar sus derechos conculcados por el neoliberalismo. El magisterio sabe luchar y ha aprendido a luchar mejor en estas décadas. En esta huelga se ha generado una enorme esperanza en que la gesta del magisterio puede llegar a superar tradiciones y frustración; y, en ese sentido, está dispuesto a recuperar la verdadera razón de ser de un sindicato y encontrar la razón de ser de su existencia: Un sindicato clasista que se organiza en torno a la lucha contra el continuismo neoliberal y se fortalece mediante la elección de sus dirigentes mediante un maestro un voto y con dirigentes que representan realmente a sus bases y otorgue legitimidad a los maestros de escuela de la zonas urbanas,  rurales y urbano marginales. Otra de las tendencias que se vienen notando es que el maestro quiere salir de esta huelga unido y con un desenlace favorable y digno.

A partir del análisis de los logros y las tendencias en la lucha magisterial, considero que la plataforma de lucha que unifica y dignifica la lucha pasa por atacar la esencia de la reforma educativa neoliberal y solucionar el malestar docente, como a continuación se detalla:

  1. Derogar la Ley de Carrera Pública Magisterial.
  2. Exigir que la Comisión de Economía del Congreso de la República reconozca la deuda social con el magisterio nacional y se establezca un presupuesto de cinco mil millones por año para que en los próximos cuatro años o cinco años se concluya con el pago de la deuda al magisterio. Este reconocimiento implica que el magisterio no tenga que pasar el vía crucis de un proceso administrativo y judicial en la medida que esta deuda no es un aumento, sino el pago de un trabajo realizado por los maestros y retenido ilegalmente por el Estado.
  3. Destinar el cincuenta por ciento del presupuesto de la reconstrucción en la reparación de escuelas públicas rurales y asentamientos humanos, que están a punto de derrumbarse, así como de dotarlas del mobiliario adecuado para desarrollar una adecuada labor educativa.
  4. Asignar el 10 % del PBI al presupuesto educativo.
  5. Convocatoria de nombramiento de todas las plazas que vienen siendo ocupados por maestros contratados.
  6. Establecer un salario justo y digno acorde a una verdadera canasta básica familiar y al acceso a la actualización docente y perfeccionamiento profesional. Además de reconocer que el salario no se reduzca a las horas dictadas, sino también a las actividades de planificación y evaluación del PEA y actividades extracurriculares que contribuyen en la formación integral de los estudiantes.

En torno al gremio magisterial considero, coincidiendo con varios sectores progresistas y de izquierda, que es el momento de refundar el SUTEP. En tal sentido, el Comité Nacional de Lucha que actualmente viene dirigiendo la huelga nacional indefinida debe convertirse en un Comité Nacional Unitario del Magisterio, el cual debe convocar a elaborar el Reglamento Electoral que permita convocar a elecciones secretas y universales para elegir al Comité Ejecutivo Nacional del SUTEP y sus instancias regionales, provinciales, distritales y sectoriales (un maestro un voto). Asimismo, es el organismo que debe velar junto a la ONPE y organismos sindicales nacionales e internacionales la transparencia y legitimidad de dichas elecciones universales.

Lima, agosto de 2017.

Por Hans Mejía y Gregorio Santos

Texto e imágenes de: Plaza Tomada
@ GOYO: NUESTRA POSICIÓN SOBRE LA HUELGA DEL MAGISTERIO PERUANO

Comentarios

comentarios

Leave A Reply