ISRAEL: EL PAÍS QUE MATA CON “CULTURA”

0

“Antes de que los palestinos de Cisjordania puedan viajar de una ciudad a otra para ver pinturas, escuchar música , participar en algún ensayo de una obra de teatro o un concierto o de una tour artística, deben obtener permiso de Israel, que con frecuencia es denegado. El intercambio cultural, ya sea entre artistas palestinos, entre artistas y su audiencia o entre artistas palestinos e internacionales no es libre, ya que todos los palestinos de los territorios ocupados y Gaza viven bajo un constante bloqueo; su movilidad depende del capricho de los soldados israelíes apostados en los puestos de control o de un burócrata de la asfixiante ocupación; la práctica de su arte  está expuesta a la supresión por un régimen de ocupación hostil.”

El pasado 02 de agosto en la Librería ‘El Virrey’, de Miraflores, se presentó el libro Jerusalén Celestial, Jerusalén Terrenal del autor israelí Yaron Avitov; presentación auspiciada por la Embajada de Israel en el Perú.

En el mencionado libro, Avitov escribe sobre literatura sefardita desde el siglo XV a la actualidad, referida a Jerusalén. A su vez, el mismo autor ha escrito también el Libro de la Paz, que es una antología de escritores judíos y árabes que hablan de la paz y las similitudes entre árabes y judíos.

Se trata de un gran aporte para la literatura universal; sin embargo, detrás de la presentación de estos libros hay un trasfondo político, que debe aclararse y es el motivo por el cual escribimos desde el BDS para que la opinión pública peruana tenga conocimiento del mismo. Y, por ello, es precisamente que la Embajada de Israel, que representa y ejecuta la política del Estado Israel, que constantemente viola los Derechos Humanos de los palestinos, desconociendo todas las resoluciones de Naciones Unidas y recomendaciones de la comunidad internacional, es la que auspicia esta presentación en el Perú.

yaron-avitov

Lamentablemente, la librería ‘El Virrey’ prestó sus instalaciones para que Israel puede utilizar la cultura para “blanquear” sus crímenes contra la humanidad.

Así, en 2006, el gobierno israelí lanzó una iniciativa en relaciones públicas denominada “Marca Israel”, que busca utilizar el arte y la cultura para distraer la atención de la comunidad internacional de sus violaciones a los derechos humanos de los palestinos. Según el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, enviando a artistas, escritores y músicos israelíes al extranjero o auspiciándolos “podremos mostrar la cara bonita de Israel; así no solo nos verán en el contexto beligerante.” [Declaraciones hechas por Ido Aharoni en 2008 durante la Conferencia de Herzliya en la que participaron representantes del gobierno de Israel y una compañía inglesa que les manejaría la marca]

Las iniciativas de “Marca Israel”, tales como la presentación de los libros del Sr. Yaron Avitov, están diseñadas para desviar la atención de los siguientes hechos:

  • La continua ocupación militar y usurpación de tierras palestinas de parte de Israel;
  • Las más de 200 colonias y “puestos de avanzada” judíos construidos sobre tierras palestinas, en violación a las leyes internacionales y más de 600 000 colonos conectados por carreteras de  “uso exclusivo para judíos”;
  • El muro del apartheid sobre los territorios ocupados de Cisjordania, cuyo fin es anexar más tierra palestina a Israel, también en violación de la ley internacional según opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia ratificada por las Naciones Unidas;
  • La demolición de parte de Israel de más de 43 000 viviendas palestinas desde 1967, que dejaron a miles de palestinos sin hogar y desplazados;
  • El bloqueo de la Franja de Gaza, que ya cumplió 10 años y los sucesivos ataques militares a Gaza por el ejército israelí, que ya mató a cerca de 4000 palestinos, incluyendo a niños e hirió a más de 30 000; lo que la Misión de Reconocimiento de las Naciones Unidas calificara como crímenes de guerra;
  • Las más de 50 leyes israelíes, entre existentes, nuevas y  pendientes, que discriminan a los ciudadanos palestinos de Israel y los convierten en ciudadanos de segunda categoría.
  • La ilegal anexión de Jerusalén Oriental a Israel;
  • El horrible y perverso trato que reciben los palestinos de Jerusalén, sometidos a muy duras leyes discriminatorias: decomiso y/o demolición de sus hogares, desalojos forzados y status de residentes (no ciudadanos), que pueden perder en cualquier momento para convertirse nuevamente en apátridas y refugiados, ya que serían expulsados a Cisjordania.

Por otro lado, Israel entorpece sistemáticamente la carrera de escritores, periodistas e intelectuales palestinos. Con lo cual, queda demostrado que no es tanto la divulgación académica y el amor a la cultura universal lo que motiva el que auspicie eventos culturales como el que realizó el Sr. Avitov. Según lo describe el portal artistsforpalestine.org.uk : “Antes de que los palestinos de Cisjordania puedan viajar de una ciudad a otra para ver pinturas, escuchar música , participar en algún ensayo de una obra de teatro o un concierto o de una tour artística, deben obtener permiso de Israel, que con frecuencia es denegado. El intercambio cultural, ya sea entre artistas palestinos, entre artistas y su audiencia o entre artistas palestinos e internacionales no es libre, ya que todos los palestinos de los territorios ocupados y Gaza viven bajo un constante bloqueo; su movilidad depende del capricho de los soldados israelíes apostados en los puestos de control o de un burócrata de la asfixiante ocupación; la práctica de su arte  está expuesta a la supresión por un régimen de ocupación hostil.”

En respuesta a esta seria y creciente violación de las leyes internacionales de parte del estado de Israel en contra del pueblo palestino, artista, escritores y activistas alrededor del mundo han hecho un llamado al boicot de las tours y actividades artísticas financiadas o auspiciadas por el gobierno israelí como parte del movimiento BDS (Boicot, desinversión y sanción). Personajes como el físico inglés Stephen Hawking ya han hecho público su rechazo a esta política segregacionista e inhumana de Israel, y se niega a participar en cualquier evento académico relacionado con el gobierno de ese país. Nosotros hemos hecho nuestro este llamado, pues la “falsa” cooperación cultural con Israel no refleja los principios democráticos y humanitarios que apreciamos en el Perú.

Finalmente, dejamos en claro que nuestra protesta no es contra el pueblo judío. Incluso hay muchos de ellos que apoyan con buena fe la causa palestina, y con quien nos hermana la lucha por la justicia y la paz, como el profesor Jeff Halper, quien dirige el comité contra las demoliciones de casas y destrucción de campos de cultivos de palestinos, voceado a Premio Nobel de la Paz. Nuestra lucha y voz tampoco es contra la cultura ni la literatura en sí, sino contra la política de Israel, que usando de manera perversa a la “cultura”, y los enormes recursos económicos que tiene para promover actividades “culturales” en todo el mundo, pretende así “lavarse la cara” y normalizar sus actos de exterminio. Es lo que se denomina el “whitewashing”.

— Únete al boicot pacífico y legal contra los crímenes a Israel, sigue a la página: https://www.facebook.com/boicot.a.Israel.BDS.Peru/

 

rescop-bds

 

Texto e imágenes de: Plaza Tomada
@ ISRAEL: EL PAÍS QUE MATA CON “CULTURA”

Comentarios

comentarios

Leave A Reply