El edificio ‘El Redondo’ en Ancón

0

“Este es uno de las edificios más lindos del balneario, quizá el que más llama la atención. Cuando fue construido, en 1958, era el único al pie de una roca. En esos años, ‘El Redondo’ no tenía ningún otro edificio que le hiciera sombra; sólo uno, a unos pocos pasos, una construcción enclavada en lo alto de una roca: el edificio ‘Las Cascadas’.” (…)

Por: Ana Maria Malachowski Rebagliati

Allá por el año 1869 el Presidente José Balta emitió dos decretos supremos con el fin de promover la construcción de viviendas. Desde Estados Unidos y Europa se trajeron casas prefabricadas que fueron ensambladas aquí por ingenieros norteamericanos vinculados con la firma de Henry Meiggs. Años más tarde, durante el gobierno del presidente Manuel Pardo y Lavalle se creó, el 29 de octubre de 1874, el distrito de Ancón; que significa, entre otras cosas, “rincón escondido”.

En el año 1933 se construyó la carretera Ancón – Lima, que formaría parte de la Panamericana y que se convirtió en un elemento que trajo dinamismo al balneario; por las tarde, también llegaba el auto vagón con cientos de veraneantes. Ancón se fue haciendo cada vez más popular. Posteriormente, los años cincuenta trajeron la modernidad al país, gracias a las exportaciones hacia los Estados Unidos durante la guerra de Corea. Esto repercutió en Lima y también en este balneario de mar tranquilo y sin olas, ubicado a 40 kms de la capital.

Con el crecimiento del distrito, fueron desapareciendo los antiguos ranchos de madera, quedando algunos que, hasta el día de hoy, se pueden ver por sus callecitas interiores: ranchos republicanos que guardan un encanto especial. Con el auge era frecuente ver los autos Cadillac, los yates y las lanchas de lujo. La urbanizadora “Miramar” construyó nuevos edificios de arquitectura vanguardista, entre ellos, el “casino”, escenario de grandes fiestas llenas de glamour y a las que asistieron personajes famosos del cine y la música. También construyó el edificio San Pedro, el edificio Ancón, el Miramar y el edificio Neptuno o ‘El Redondo.

Este es uno de las edificios más lindos del balneario, quizá el que más llama la atención. Cuando fue construido, en 1958, era el único al pie de una roca. En esos años, ‘El Redondo’ no tenía ningún otro edificio que le hiciera sombra; sólo uno, a unos pocos pasos, una construcción enclavada en lo alto de una roca: el edificio ‘Las Cascadas’.

‘El Redondo’ fue diseñado por el arquitecto Alberto Menacho; contando también con la participación del arquitecto Julio Larrañaga. De líneas simples y de un estilo contemporáneo moderno, esta obra ocupa un área de 566 metros cuadrados. Su volumetría de forma elíptica, juega, de alguna manera, con el malecón Ferreyros que lo circunda, el mismo que fue ampliado en 1945 hasta llegar a ‘Playa la Hermosa’ o ‘Playa Hermosa. El lobby en el primer piso, elevado medio nivel con relación al malecón, es un área totalmente abierta que se integra espacialmente a éste y a la bajada al mar: este espacio —que cuenta con jardineras de piedra labrada y columnas circulares a modo de pilotes—es la puerta principal con acceso directo al ascensor. La edificación tiene nueve pisos —un departamento por piso— y cada uno de ellos cuenta con un balcón corrido con barandales de aluminio que marcan la horizontalidad y que permite gozar de una vista panorámica a toda la bahía.

El edificio ganó el Premio Nacional de Fomento de la Cultura “Chavin” en el año 1958.

 

Texto e imágenes de: Plaza Tomada
@ El edificio ‘El Redondo’ en Ancón

Comentarios

comentarios

Leave A Reply